TEROR EN VOZ DE MUJER

El pasado 11 de marzo de 2016, se representó Teror en voz de mujer” en la villa de Teror un homenaje al centenario del nacimiento de la poetisa y pintora Pino Ojeda y en conmemoración de la Igualdad.

Un evento del que Paqui Santana nos habló y que comenzaba con el poema “Elegía para una mujer enamorada” con el que ella nos recordaba a la poeta y pintora terorense Pino Ojeda y, tras él, siguieron nueve canciones interpretadas por once mujeres de Teror y que dieron lo mejor en un auditorio repleto de espectadores que se quedaron completamente sorprendidos con estas doce artistas grancanarias y con la música de Juan Carlos Sierra y Ner Suárez. 

Además de Paqui Santana, encontramos en el cd que se grabó para la ocasión, a Nena Santana, Marina Santana, Katy Tadeo, Aidil Peña, Beatriz Pérez, Mari Tere Batista, Alejandra Reyes ( Concejala delegada de Igualdad en el consistorio terorense), Raquel Martínez, Nayra Casañas, Raquel Jiménez y Jéssica Casal. 

La banda está formada por Ner Suarez (piano, guitarra, cuatro venezolano, tres cubano, acordeón y timple). Oswaldo Alejandro (bajo), Antonio Domínguez y Abel Castellano (percusión), Jose Medina-Rodríguez (guitarra), Jorge Granados Blanco (guitarra, contra y timple), Eugenio Cabrera Cabrera (laúd, cuatro venezolano, percusión y teclado), Daniel Ojeda y Sonia Alemán (flautas) y Fernando Suárez (laúd, tres cubano y Laúd árabe). En los coros están Jéssica Casal, Mari Tere Batista, Aidil Peña, Raquel Jiménez y Nayra Casañas. Las letras de todas las canciones son de José Luis Yánez y la dirección artística de Jéssica Casal y Dunia Ramos. Todos los temas han sido compuestos por Ner Suárez, que además se ha encargado de la direción musical, excepto los temas 2, 6 y 9 que pertenecen a Juan Carlos Sierra. La presentación del disco cuenta también con los/las bailarines/as Sonia Álvarez, Moisés Rodríguez y Elsa Campos. 

El CD contiene:

1. ‘Elegía para una mujer enamorada’ por Paqui Santana.

2. ‘Deja vivo mi amor’ (Nena Santana).

3. ‘Las Caricias de tus manos’ (Marina Santana, Katy Tadeo y Aidil Peña).

4. ‘Tajaraste del Placer Prohibido’ (Beatriz Pérez).

5. ‘Arrorró para los niños a los que no dejan dormir’ (Mari Tere Batista). 

6. ‘Tu Camino’ (Alejandra Reyes). 

7. ‘Nostalgia Atántica’ (Raquel Martínez). 

8. ‘Bolero sin Título’ (Nayra Casañas). 

9. ‘Cuando la muerte cierre mis ojos’ (Raquel Jiménez).  

10. ‘La Malagueña Perdida’ (Jéssica Casal).

EL ESCULTOR GRANCANARIO JOSÉ ROBAYNA

El escultor Grancanario José Robayna nos cuenta que descubrió su pasión por la escultura desde que jugaba con las cajas de madera, donde se transportaba la conserva, y las transformaba en cualquier cosa que sirviera para jugar. Por aquel entonces, José, era solo un niño y con el paso de los años, cambiaría aquella caja de madera por hierro, piedra, aluminio o madera. Materiales con los que hoy en día hace sus esculturas, para el caso obras de arte.

Aludiendo a los elementos de la Tierra, el escultor, nos dice que funde el hierro con la piedra para describirnos a un bote de vela navegando en alta mar, deporte que representa a los canarios, esa ola que embiste al bote, continúa su camino, empujada por el viento y se estrella contra las rocas, representada por la piedra. Así, mar, tierra, aire y fuego se mezclan en parte de las esculturas de Robayna.

Pero eso no es todo, ya que el arte de este escultor grancanario es tan amplio como su imaginación y es que tanto tiene en su catálogo una serie de escritorios, como cuadros trabajados en aluminio o distintos tipos de trofeos para las distintas modalidades deportivas.

El arte debe de ser interpretado por el observador, quien es el que descubre lo que el autor quiere expresar, pero siempre desde su propio punto de vista, ya que para saber con exactitud lo que nos cuenta el escultor, hay que conocer su trayectoria; nos explica el propio José cuando le preguntamos si todo vale como arte.

Hay que pensar que el arte no sólo se expone en los museos, también podemos disfrutarlo en nuestra propia casa si decidimos adquirir alguna de las piezas de este peculiar escultor.

USHKA SALZMANN NOS PRESENTA SU COLECCIÓN DE ARTE MODERNO

 

Ushka en su casa de San Agustín. Fotografía de Fabrice Blanchard

La pintora y escultora suiza, Ushka Salzmann, nos presenta su colección de arte moderno, además de sus esculturas con las que demuestra su creatividad, ya que utiliza piedras de la playa o restos de madera arrastradas por el mar hasta nuestras orillas. Y con ellas crea esculturas, incluso dedicadas al mismísimo Trump.

 

Escultura titulada Trump. Fotografía de Fabrice Blanchard

Ushka lleva 16 años afincada en San Agustín, donde se siente ya como en su propia casa. Atraída, no sólo por el buen clima, si no también por el carácter amable y abierto de los canarios, que, además, lo refleja en sus obras.

Fotografía de Fabrice Blanchard
Fotografía de Fabrice Blanchard

Después de exponer sus cuadros en varios salones de arte, y tras la dificultad de verlos expuestos en algunas más, Ushka decide abrir las puertas de su casa de San Agustín para que quien quiera disfrute de sus trabajos, tanto pinturas como esculturas. Y allí, donde cuelga una gran bandera blanca, en honor a la paz mundial, se pueden apreciar y adquirir cualquiera de sus cuadros o esculturas modernistas.

Fotografía de Fabrice Blanchard

Y como bien le escribió una buena amiga suya: “estás creando por amor, a través de mis ojos lo siento“; a lo que Ushka añade: “¡amor, ansias de vivir y energía!”

Fotografía de Fabrice Blanchard

LA MAREA

Caminado por la orilla de la playa,

voy marcando mis huellas en la arena.

La marea sube y baja, borrándolas sin reserva.

Pero algunas sobreviven, como recuerdos que quedan.

Otras ya se están borrando, personas que no interesan.

Observo huellas cercanas, al alcance de mis piernas.

Y veo que son recuerdos, que en mi vida permanecen.

No quiero que estas se borren, ¡qué las olas las respeten!,

por ser personas queridas, que vivirán en mi mente.

Caminando muy tranquilo, quiero marcar mi destino,

dejando que la marea vaya borrando las huellas,

de aquello que ya en mi vida, no merece más la pena.

Algunas huellas pasadas, siguen viviendo en la arena.

Son pisadas de personas que en sus vidas siempre quedan.

Vidas que son importantes y la marea respeta.

Me siento para observarla y la veo selectiva,

Como queriendo ofrecer, lecciones sobre mi vida.

Yo no quisiera perderme, los consejos que me animan.

La marea saca objetos, que la mar no los aprecia,

los deposita en la orilla, porque nuestra mar se queja.

La luna con su atracción, mece las olas inquietas.

Los tesoros de la vida, la marea los venera.

Y nos dice sin tapujos, lo que merece la pena.

Piedras, conchas y… ¡las huellas!

Elimino de mi vida, lo que ya no me concierne,

no es que quiera ser como ella, la marea continúa,

¡yo soy la propia marea…!

OBRA REGISTRADA.

SIGUE MI BLOG