MIENTRAS SEAMOS JÓVENES POR JOSÉ LUIS CORREA

Recuerdo cuando conocí a Jose Luis, él daba una charla sobre violencia de género con motivo del día Mundial Contra la Violencia de Género, donde presentó su último libro, “Mientras seamos jóvenes”. Encontra del motivo que lo reunía, como es normal, y hablando del tema principal de su novela, la violencia de género, José Luis nos dio una charla amena y sincera, metiéndose de lleno en el papel de su protagonista, el detective Ricardo Blanco, y leyendo incluso algún que otro pareje de su libro.

 

Tras terminar la charla, salimos al patio, todos los asistentes, y allí fui presentado a Jose Luis y pronto entendí ese desparpajo y elocuencia a la hora de expresarse, es profesor de Didáctica de la Lengua y la Literatura en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Nos dimos un apretón de manos y lo emplacé a venir a presentar “Mientras seamos Jóvenes” a mis programas de radio. Quedamos en hablarlo ya que, Jose Luis, no conduce.

 

Su novela, tema que nos reune en este blog, es la continuación de una saga, de ya 8 entregas, cuyo personaje principal es un detective privado, Ricardo Blanco, que tratará de resolver el caso aún poniendo en peligro su propia dignidad y su relación amorosa.

 

Con un lenguaje directo, claro y bastante ameno, con mucho humor negro entremezclado, la novela se desarrolla en Las Palmas de Gran Canaria, escenario del brutal asesinato de una joven estudiante italiana, amante de su profesor de universidad, el cual es acusado de ser el autor del homicidio. 

 

Es una novela con una crítica implícita hacia la violencia de género, es tremendamente interesante y, casi casi, no te deja respirar desde que lo comienzas hasta el final de la trama. Es una gran novela, de la talla de Agatha Christie y Arthur Conan Doyle.

 
 
 

EN TU MEMORIA

En el mundo solo quedan

las huellas de los que pisaron fuerte,

no hace falta ser famoso para que se te recuerde.

Bastan los momentos que vivimos juntos,

de los que disfrutamos sin saber que se acabarían

el simple roce de tu pelo cuando te teñía,

o las bromas que nos gastábamos, sin llegar a enfadarnos,

los pequeños momentos en una fiesta en San Fernando

o alegar sin parar de lo que no nos gustaba.

Son Recuerdos que la muerte no puede llevarse,

ni que una fuerte marea podría arrastrar,

ni siquiera el viento los podría devastar.

Permanecerás por siempre en mi memoria

en un lugar solo escogido para ti,

cálido y acogedor, para que te sientas cómoda.

Jamás te irás de mis recuerdos

hasta que la muerte me lleve,

como te llevó a ti.

 

OBRA REGISTRADA

Una obra de Leónidas Gambartes en Canarias.

Me sentí volar sobre el océano en caprichosas nubes que me llevaban lejos, al otro lado, ese al que estuvimos unidos en tiempos primigenios aunque luego las aguas hicieran de puente y, en ocasiones, de frontera debido a la inmensa lejanía y al peligro que suponía el surcarlas.

Existe un lugar, sin tiempo,

al que deseo volver, descalzo,

para sentir de nuevo la arena

en la que dejé las cicatrices

marcadas en llorosas rocas.

Pude leer alguna teoría, para algunos estudiosos descabellada, que nos invita a reflexionar sobre la posibilidad de si desde Canarias, en un pasado remoto, pudieron llegar seres humanos al Nuevo Continente, aunque en realidad de nuevo no tiene nada pues es parte de aquel originario que se denominó Pangea, muchísimo antes de que el ser humano lo poblara y más aún de que los europeos, por primera vez, lo pisaran. No sé si es casual o es algo que tenía que suceder, algo que me estaba esperando, pero lo cierto es que en estos momentos estoy escribiendo sobre Leónidas Gambartes, el pintor de América, y haciéndolo pretendo unir artísticamente Argentina con Canarias y no por capricho, simplemente porque hay un nexo artístico, indiscutible, que se llama movimiento indigenista, además de otros nexos debidos, fundamentalmente, a la emigración y al poder de difusión que el arte tiene en sí mismo. Disfrutando de la obra de Gambartes, la que he visionado, y analizado, para llevar a cabo este trabajo, he podido volver a aquel lugar, sin tiempo, de un poema que escribí hace ya algunos años.

Seguir leyendo Una obra de Leónidas Gambartes en Canarias.

BIRGITTA FREJHAGEN NOS PRESENTA SU LIBRO “LOS PIONEROS”

Los suecos fueron los primeros turistas en visitar e instalarse en el sur de nuestra isla a finales de los años cincuenta. Venían en busca de sol y tranquilidad, además, de intentar paliar los achaques que el crudo invierno suele producir en sus cuerpos. Ellos nos aportaron negocios, trabajo, cultura y abrieron nuestra mente hacia un tipo de vida diferente.

Birgitta Frejhagen o Gittan, como le gusta que la llamen, refleja en su libro “Los pioneros” toda esa historia, desde que pusieron el pie en Gran Canaria y se instalaron en San Agustín, escogido por estar más azocado del viento, pasando por imágenes de aquella negociación con el Conde, hasta nuestros días. Cultura, sol, tranquilidad y rehabilitación atraen cada año a una media de trescientos mil suecos a nuestra isla. 

 

 

Los pioneros“, editado en sueco y en español, recoge un resumen de unas 150 entrevistas realizadas por la autora a diferentes personas que viven, han vivido o pasan sus vacaciones aquí. Un libro muy bien editado e ilustrado con imágenes de aquellos protagonistas, además, de aquellas fotos que nos sorprenden por ver el cambio que ha dado el sur en estos últimos cincuenta años.

Gittan, además de haber escrito una gran cantidad de libros que hablaban de avances informáticos, adelantándose a la época, también escribe reportajes en un periódico sueco, Dag & Natt, de tirada gratuita que además es leído por una gran cantidad de suecos.  Creadora, junto a seis mujeres más, de la carrera de San Agustín, en la que se intenta un intercambio cultural entre suecos y canarios, guía turística cultural de la zona de San Agustín, para mostrar como comenzó todo a sus compatriotas e impulsora de la idea de crear un museo dedicado a nuestra convivencia.